Hay muchos rumores alrededor de la implementación de tecnologías en los almacenes. Pero, ¿Qué hay de verdad en lo que se piensa? En este artículo vamos a intentar despejar algunas de esas dudas.

1- Las soluciones inteligentes funcionan en grandes empresas

Es posible que las pequeñas y medianas empresas piensen que implementar un software de gestión de depósito y almacenamiento es innecesario y que, por el contrario, les va a complicar las tareas. Para nada. La implementación de estas soluciones puede beneficiar a cualquier empresa sin importar el tamaño.

Nuestro software GT WMS, por ejemplo, es totalmente escalable y funciona de igual manera si se tiene un solo depósito o varios. Lo mismo en el caso de que se tenga presencia nacional o regional, un cliente o varios, se adapta a las necesidades del negocio.

La automatización es la mejor aliada para impulsar a las pequeñas y medianas empresas ya que les permite realizar su trabajo más rápido y de manera más eficiente, aspectos que impactan directamente en el servicio que ofrecen y que puede resultar en el aumento de clientes.

Además, los dueños de las pequeñas y medianas empresas pueden dedicarse a concretar otras tareas y despreocuparse por la logística de su emprendimiento.

2- Solo las empresas que manejan grandes volúmenes de productos pueden implementarlo

La respuesta es muy parecida a la desarrollada en el punto anterior. Estos sistemas ayudan a optimizar los procesos de todo tipo de almacenes, independientemente de su tamaño, la cantidad de clientes o el volumen de negocio que manejen.

Los almacenes automatizados pueden mantener bajo control los crecimientos de ventas repentinos sin problemas, como pueden ser en fechas especiales.

En el caso de GT WMS, el software permite la recepción de productos de manera individual o en grandes cantidades, por contenedora o por pallets, sin sobresaltos ni complicaciones.

3- Automatizar un almacén tiene un costo elevado

Aunque los beneficios de automatizar los procesos son muchos y los casos de éxitos que lo han implementado así lo demuestran, los costos pueden ser uno de los factores a considerar antes de tomar la decisión de invertir o no en este tipo de soluciones.

Es importante destacar que estas tecnologías brindan beneficios económicos a mediano o largo plazo. Al reducir el error humano y permitir un uso inteligente de los recursos, estos sistemas impactan en los costos, generando un ahorro paulatino que se capitaliza con el tiempo.

Implementar estos sistemas puede requerir una gran inversión al principio, pero las ganancias que se obtienen a largo plazo terminan justificándola.

4- En caso de dañarse el sistema, demanda un largo tiempo de recuperación y altos costos

Es posible que estas soluciones puedan presentar problemas en su sistema y eso demande algún tiempo de inactividad. Pero también ayudan a minimizar esos riesgos.

Los sistemas de almacenamiento inteligentes permiten tener visibilidad de todas las operaciones del almacén. Esto permite que puedan alertar sobre posibles fallas en los equipos, encontrarlas a tiempo y reducir así la posibilidad de pasar un largo tiempo sin poder trabajar.

en_USEnglish